ACELERA EL BUEN CLIMA PÉRDIDA DE HIELO EN GROENLANDIA

La pérdida de hielo de Groenlandia alcanzó niveles récord en 2019, y los científicos creen haber identificado al culpable: el buen clima que normalmente lleva las nubes nevadas al Alto Ártico, el cielo azul y despejado.

La enorme isla, el banco de hielo más grande del hemisferio norte, ha perdido hielo a un ritmo cada vez mayor en un mundo que se calienta rápidamente. El año pasado arrojó más hielo que nunca, y esta vez fue porque el cielo estaba inusualmente despejado.

Los científicos consideran que en Groenlandia hay suficiente hielo como para elevar el nivel del mar en más de siete metros. Un estudio reciente estableció que entre 1992 y 2018, las tasas de pérdida de hielo polar se multiplicaron por seis, y ha salido tanta agua de la superficie de hielo que los niveles del mar han aumentado más de 10 mm en todas partes.

Ahora, un nuevo estudio publicado por científicos estadounidenses y belgas en la revista The Cryosphere confirma que 2019 fue un año peor, ya que debido al buen clima y a los cielos despejados, solo cayó suficiente nieve para depositar 50 mil millones de toneladas de hielo en la cuenta de ganancias y pérdidas de la isla.

El depósito anual promedio entre 1981 y 2010 fue de aproximadamente 375 mil millones de toneladas.

Pero eso no fue todo. Los glaciares fluían hacia el mar a un ritmo cada vez mayor, porque el deshielo de la nieve del verano seguía, por lo que la isla perdió 600 mil millones de toneladas de hielo: suficiente para elevar el nivel del mar global en 1.5 mm, la mayor pérdida general de hielo desde que comenzaron los registros en Groenlandia en 1948.

La causa: inusual alta presión atmosférica sobre la isla durante períodos de tiempo demasiado largos, lo que detuvo la formación de nubes, que a su vez significó menos precipitaciones en forma de nieve, que refleja la radiación solar de manera más efectiva que el hielo. Entonces, debido a eso, la superficie absorbe más calor y el derretimiento se acelera.

El patrón de nubes cálidas y húmedas atrapadas sobre el norte de Groenlandia por el calor que normalmente irradia del hielo, en lugar de liberar nieve emitió su propio calor, para empeorar las cosas.

El peor año para el derretimiento de la superficie aún es 2012, pero el verano de 2019 fue un buen segundo mal año, y lo grave es que los científicos advierten que podría empeorar y las pérdidas de hielo podrían acelerarse en la isla.

“Estas condiciones atmosféricas son cada vez más frecuentes en las últimas décadas”, comentó Marco Tedesco, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia, en los Estados Unidos, autor principal de la investigación.

“Es muy probable que esto se deba a la ondulación de la corriente en chorro, que creemos está relacionada, entre otras cosas, con la desaparición de la capa de nieve en Siberia, del hielo marino y la diferencia en la velocidad a la que la temperatura aumenta en el Ártico, frente a las latitudes medias”, concluyó.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).