FALLECE ABUELITA ARROLLADA EN TOLUCA

Todos los días Juanita llegaba desde muy temprano a la iglesia del Carmen, pero no para asistir a misa, era mandada a pedir limosnas, después de horas de trabajo una camioneta pasaba a recogerla, al intentar cruzar la calle murió tras ser atropellada por una camión de pasajeros.

En los últimos años su vida fue la misma, la mujer de más de 80 años, era dejada en la entrada de la capilla en el centro histórico de Toluca, ahí tenía que pedir unas monedas después de la oración de siete de la mañana, para luego colocarse en otros puntos de los Portales.

La Abuelita como también era conocida había tomado un atole y degustado un tamal que una vendedora que la conocía le regalaba a diario debido a su condición de vulnerabilidad al verla a fuera del templo ubicado en la avenida Santos Degollado a espaldas de Palacio de Gobierno.

Ella, que siempre vestía ropas harapientas, caminaba apoyada de un bastón rumbo a otro lugar del centro de la ciudad, para obtener una mejor remuneración, cuando ocurrió la tragedia, un chófer del transporte público de la línea Urbana paso por encima de su cuerpo su unidad.

Ahí la persona de la tercera edad, murió al instante, los paramédicos asignados al primer cuadro diagnosticaron traumatismo craneoencefálico severo había exposición de vísceras, el responsable identificado como Julio César de 31 años de edad, descendió del vehículo y escapó.    

Era muy reservada y cuidadosa con las preguntas que respondía, todos la conocíamos e incluso le daban comida, por las mañana llegaba y se quedaba paradita, tenía un ojo mal, ya estaba muy jorobadita, narró el padre que salió a darle los santos olios al enterarse de la noticia.

Comerciantes ambulantes, narran en el sitio que diariamente observaban como llegaba a bordo de un coche y unos individuos la bajaban, sabían que eran obligada a mendigar pero por miedo o evitar problemas no denunciaron para investigar a las personas que la explotaban.

Los restos de la anciana fueron levantados por los peritos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México ante la mirada de decenas de curiosos, algunos decían conocerla pero nadie pudo dar información de sus familiares.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).