ONU PIDE ALIVIAR LA DEUDA DE PAÍSES EN DESARROLLO ANTE CRISIS POR COVID-19

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, llamó a aliviar la deuda de los países en desarrollo para apoyar a la recuperación de la crisis provocada por el covid-19 y garantizar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Al presentar su último informe, Guterres explicó que los impactos fiscales de la crisis están provocando problemas de deuda en los países en desarrollo, que limitan su capacidad para invertir en la recuperación y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En total, dijo, 42 economías que cuentan con préstamos han experimentado degradaciones de calificación para la deuda soberana desde el inicio de la pandemia, de las cuales, seis son desarrolladas, 27 son mercados emergentes y nueve países menos adelantados.

De acuerdo con el texto, las rebajas de calificación provocan que los costos de los préstamos aumenten, en especial para los países en desarrollo, lo que aumenta el riesgo de que más naciones asuman una deuda insostenible.

“A menos que tomemos medidas decisivas sobre los desafíos de la deuda y la liquidez, corremos el riesgo de otra ‘década perdida’ para muchos países en desarrollo, poniendo definitivamente fuera de alcance el logro de los Objetivos para la fecha límite de 2030”, alertó.

El informe Soluciones de liquidez y deuda para invertir en los Objetivos de Desarrollo Sostenible destacó que el alivio de la deuda puede liberar recursos y crear condiciones en las que los países puedan volver al acceso voluntario al mercado con impactos positivos en toda la economía.

Guterres instó a los gobiernos a proporcionar nueva financiación en condiciones favorables para los países en desarrollo, especialmente a los menos adelantados y a los pequeños Estados insulares. Lo cual, dijo, significa recapitalizar los bancos multilaterales de desarrollo y acelerar el calendario de reposición de los fondos, cumplir los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo y proporcionar financiamiento a largo a plazo para inversiones.

También pidió una nueva asignación general de derechos especiales de giro e instó al G20 a extender la Iniciativa de Suspensión de la Deuda del Banco Mundial hasta fines de junio de 2022, así como extender la elegibilidad para el alivio de la deuda a otros países vulnerables, caso por caso y considerar otros mecanismos que permitan a los países acceder a la ayuda sin comprometer su calificación crediticia.

El secretario general instó a adoptar un enfoque de la deuda en “tres fases” que incluya una moratoria de los pagos de la deuda, un alivio de la deuda específico y reformas a la arquitectura internacional de la deuda.

Además, hizo un llamado a un marco para préstamos más responsable entre los países deudores y acreedores, inversionistas, participantes del mercado, agencias de calificación crediticia y organizaciones internacionales y destacó la necesidad de un diálogo abierto y con plazos para generar confianza y transparencia de manera sistemática e inclusiva.

«Juntos, con determinación colectiva, podemos ayudar a todos los países a invertir en respuesta, recuperación y un futuro más sostenible y resiliente», concluyó.

Dejar un comentario

Tu email no se mostrará.