POR COVID-19, COMPRAS DEL DÍA DE REYES CAEN CERCA DEL 50%

Las tradicionales compras del día de los Reyes Magos caerán este año casi un 50 por ciento a causa de la pandemia de la covid-19, que ha afectado al poder adquisitivo de los mexicanos y provocado el cierre de los comercios no esenciales en zonas tan importantes como la capital.

La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) calcula que las ventas de Reyes alcanzarán en todo el país unos 8 mil 700 millones de pesos, mientras el año pasado supusieron 17 mil 550 millones de pesos.

El 5 de enero es la «temporada más alta» para el gremio de fabricantes de juguetes que en esta pandemia ha vivido «claroscuros», explicó a Efe el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju), Miguel Ángel Martín.

«Se ha visto afectado el poder económico, hay otras necesidades de mayor prioridad. Sin embargo, es parte de nuestra cultura. No es algo del consumismo inventado hoy, hace 5 años o 20», consideró Martín sobre el día de Reyes.

Sin embargo, los números de la Concanaco auguran una caída de casi el 50 por ciento de las ventas este día de Reyes a causa del empobrecimiento de las familias y del cierre de los comercios no esenciales en varios estados, mientras los últimos años venían creciendo entre el 2,5 por ciento y el 3 por ciento.

Los fabricantes de juguetes esperan cerrar el año con unas pérdidas del 15 por ciento respecto a 2019, lejos del déficit del 38 por ciento que acumulaban en octubre, una mejoría propiciada sobre todo por las promociones como el Buen Fin y las navidades.

«Todo parece apuntar a que a final del año vamos a llegar a tener una pérdida de alrededor del 15 %. Esto es de 2 mil 800 millones de dólares que hicimos el año pasado, estaríamos llegando a 2 mil 300 o 2 mil 350 probablemente este año», indicó Martín.

Temporada floja

Pese al cierre de las actividades, algunos puntos de venta de juguetes como el capitalino Mercado de Sonora siguen operando con permiso de las autoridades, pero a un ritmo «muy flojo».

«Honestamente, (la temporada) es catastrófica», explicó a Efe la tendera Estela Saucedo, ya que «los Reyes han tenido dificultad, ya sea monetaria o por no poder salir.

Saucedo calculó que sus ventas para el 5 de enero han bajado «un 70 por ciento» y que para muchas familias «o no va a haber Reyes, o va a ser muy mínimo o van a venir con retardo».

Lo mismo le pasa a Rosario Estrada, hija de una fundadora del Mercado de Sonora, que estima estar vendiendo «como al 25 por ciento» del ritmo habitual por estas fechas.

«Vamos al pasito, pero vamos saliendo adelante», expresó, aliviada por poder abrir ahora «de lunes a domingo» después de haber tenido el puesto cerrado durante cuatro meses, de marzo a junio.

Dejar un comentario

Tu email no se mostrará.