POR CUARENTENA, HOMBRES TAMBIÉN SUFREN DE VIOLENCIA DOMESTICA

A través del programa “Y los hombres, qué” que transmite la Asación Visión con Amor IAP vía redes sociales, se ha tenido conocimiento sobre la situaciones de violencia domestica que padecen los varones durante la semana y media que va de la cuarentena por el COVID-19.

Patricia Rangel, integrante de la Asociación Visión con Amor IAP dijo que denuncias formales por tal situación no hay, pero a través del programa que se transmite vía internet los hombres encuentran un desahogo, pues expresan que sufren de violencia doméstica por hacer “home office” y no ayudar en las labores del hogar.

A poco más de una semana de encierro, la convivencia entre los integrantes de las familias empieza a sufrir los primeros estragos, pues particularmente las amas de casa solicitan a los varones ayuden en las labores del hogar, así como a cuidar a los niños.

“Más que violencia física entre las parejas, es verbal, la que denuncian en redes sociales, señalando que no es lo mismo trabajar en casa que en la oficina y las consecuencias empiezan a dar los primeros signos de alarma”, señaló Patricia Rangel.

Entre los mensajes que envían los hombres, indicó, es que aun cuando están en casa ellos tienen que realizar su trabajo de oficina y no es que solo estén perdiendo el tiempo, sin embargo la pareja no lo ve así y les exigen realizar otras actividades.

“Nos han mencionado que ya quieren regresar a la oficina, pues muchos de ellos tenían una vida activa diferentes, tenían que salir a la oficina y regresaban hasta la noche al hogar. Pero desafortunadamente aún faltan cuatro semanas más”.

Finalmente la integrante de la Asociación refirió que en el mes de Enero un varón denunció violencia doméstica y fue canalizado con el psicólogo de la organización para que de ahí se tomaran las acciones correspondientes.

Mientras que en el mes de febrero también canalizaron a un joven solicitó apoyo vía redes sociales, ya que su novia lo golpeaba y deseaba poder salir de la situación en la que vivía.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).