RECOMIENDA IMSS PONIENTE MEDIDAS PARA PREVENIR INFECCIÓN EN EL OÍDO

Cerca del 10 por ciento de la población ha padecido otitis externa, que es una infección del canal auditivo,  producida cuando se expone a la humedad. La causa más común es nadar o bañarse en aguas sucias, aunque una exposición exagerada a agua clorada o el uso, de cotonetes puede hacer que el oído se dañe.

El  principal síntoma  de dicha infección es dolor e inflamación del conducto auditivo, con sensación de oído “tapado” y suele haber supuración. En casos graves, el dolor se acentúa, explicó  Alfonso Alvarado García, médico familiar adscrito a la Unidad de Medicina Familiar No. 222, del Instituto Mexicano del seguro social (IMSS).

Para prevenir la otitis externa hay que  asegurarse de que no quede agua en los oídos después de bañarse. En caso contrario, debe secarse el oído cuidadosamente con una toalla para evitar que la humedad permanezca durante largos periodos.

En cuanto a los niños, debe limitarse el tiempo que pasan dentro del agua,  y en el caso de las albercas, deben hacerse pausas de al menos una o dos horas por día, recomendó  el doctor de la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Las personas que desarrollan otitis externa han nadado o estado en contacto con el agua por periodos prolongados, lo que puede introducir bacterias infecciosas en el canal auditivo. La infección ocurre con mayor  frecuencia durante los meses de verano, en el periodo vacacional”.

En el caso de aquellos pacientes que usan auxiliares auditivos,  se recomienda limpiar y ventilar diariamente el dispositivo,  así como el uso estrictamente personal del mismo.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).