EL HAMBRE SE AGRAVA EN EL MUNDO

El objetivo de la ONU de erradicar el hambre en 2030 se aleja cada vez más, alertaron el miércoles cinco agencias internacionales, advirtiendo que “cuatro de cada diez” latinoamericanos viven en inseguridad alimentaria.

 “Esperábamos que hoy el mundo hubiese salido de la crisis del covid-19, pero la pandemia sigue ahí” y su impacto se ha agravado por los conflictos y otras emergencias humanitarias, constató el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Qu Dongyu, en una rueda de prensa en Nueva York.

“En 2021 padecían hambre entre 702 y 828 millones de personas”, es decir, alrededor del 9,8% de la población mundial, indicaron en un informe conjunto la FAO, el Fondo Internacional para el Desarrollo de la Agricultura (FIDA), Unicef, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta cifra implica que hubo 46 millones de personas más con hambre respecto a 2020, cuando la situación ya se había degradado debido a la pandemia de covid-19.

Según la FAO, “el mundo se está alejando de su objetivo de acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en todas sus formas de aquí a 2030″, como proyectaba la ONU con su Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS-2 “Hambre Cero”.

La organización apunta que 670 millones de personas seguirán sufriendo hambre al final de esta década, “una cifra similar a la de 2015″, cuando la comunidad internacional se fijó el objetivo de erradicación.

En América Latina y el Caribe, “en solo dos años, 13 millones de personas han caído en el hambre y “cuatro de cada diez viven con inseguridad alimentaria”, señaló el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, que calificó la situación de “extremadamente grave”.

Según el informe, del total de personas con hambre en 2021, un 7,4% vive en América Latina y el Caribe.

El Caribe, dentro de la región, presenta la mayor proporción de población que pasa hambre (un poco más del 16%), el doble que en América Central y del Sur.

Pero desde 2015, “el hambre casi se ha duplicado en América del Sur”, mientras que en el Caribe aumentó un 2,2% y en América Central, un 0,9%.

“En 2021, el 40,6 % de la población (268 millones de personas) enfrentó inseguridad alimentaria moderada o grave, es decir, un 1,1% más que en 2020″ en la región de América Latina y el Caribe, precisó.

Este problema “ya no se limita a grupos sociales que han vivido en la pobreza durante mucho tiempo”, sino que “la inseguridad alimentaria ha llegado a las ciudades y a decenas de miles de hogares que antes no la habían vivido”, alertó Julio Berdegué.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).