HEREDAN PRACTICA DE FRONTÓN EN EDOMEX

Rosa María Flores Buendía es uno de los grandes referentes del frontón nacional. Ella forma parte de una familia de pelotaris, en la que la palabra perseverancia está de por medio, para alcanzar sus objetivos.

El gusto por el frontón viene desde los abuelos de la exitosa deportista, quienes lo practicaron y se lo inculcaron a su madre, Hortensia Buendía, quien fue jugadora profesional, trabajó en el gremio y más tarde fue la principal promotora al interior de su familia.

“El deporte se va pasando de generación en generación, en algunas familias cada quien agarra su camino, en la mía no, todo fue con base en el frontón y siempre se nos inculcó el deporte, mis abuelos llevaban a mi mamá a jugar, era como una forma de vida, era diversión, obviamente, pero te vas metiendo más y cuando te inculcan la disciplina y ciertos valores, todo eso te va formando como persona y eso lo agradezco”, afirmó la pelotari mexiquense.

En un entorno netamente machista, la madre de la campeona mundial y medallista olímpica en Barcelona 1992, incursionó en este deporte sin ningún tipo de concesiones y encaró esta disciplina.

“Mi mamá fue pelotari profesional, ella trabajó en el frontón metropolitano, su hermano, que también fue a Mundiales, Guillermo Buendía, le decía “como vas a entrar ahí, te van a matar, porque la pelota era muy dura, era como la de jai alai”, en ese momento había españolas aquí y eso hizo la competencia en mi mamá”, declaró.

“Este deporte era muy machista, somos muy poquitas las mujeres, toda la vida ha sido igual, por más de 20 jugadores hay una mujer, ella decía “puedo ganarle a los hombres”, además como no es un deporte de contacto, sino de habilidades, destreza y disciplina, y cuando te enfrentas a los hombres y ves que puedes ganarles a ciertos de tu nivel, que puedes ser mejor o darles pelea, eso te motiva y más cuando te dicen qué flojera con mujeres, eso te motiva, precisamente por eso, ella me motivó para que desde chiquita también jugara los torneos”, explicó la deportista del Estado de México.

Es por ello que Flores Buendía entró en este deporte de forma natural, respaldada por su madre que luego de un divorcio y teniendo que hacerse cargo de la familia, encontró en el deporte un espacio para la sana educación de sus hijas.

“Tenchita”, como le dicen en la familia del frontón, siempre ha estado junto a Rosa María, primero como entrenadora y después apoyando y aconsejándola, ahora también con sus nietos Manuel y Daniela Hermida Flores.

“Mi mamá fue mi entrenadora, mi apoyo, ella siempre estuvo conmigo, yo decía “cuando me iré sola a un torneo”, pero creo que nunca se dio, llevarla que ella te coucheara, que te acompañara, cuando perdía, cuando ganaba, es una mujer muy luchona y eso es lo que te ayuda más, te exige”, señaló.

Dejar un comentario

Tu email no se mostrará.