MIENTRAS TENGA VIDA, SEGUIRÉ LUCHANDO EVO MORALES

«Mientras tenga vida, seguiré luchando por Bolivia», expresó Evo Morales en sus primeras declaraciones en México, a cuyo gobierno agradeció por concederle asilo político tras su renuncia obligada a la presidencia de su país.

«Quiero decirles hermanas y hermanos que mientras tenga la vida seguimos en politica; mientras tenga vida sigue la lucha y estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse», dijo tras recibido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por el canciller Marcelo Ebrard.

En breves declaraciones a la prensa en el hangar del sexto grupo aéreo, antes Hangar Presidencial, el expresidente de Bolivia dijo: «Pensé que habíamos terminado con la opresión, con la discriminación, con la humillación, pero surgen otros grupos que no respetan la vida menos a la patria».

Al dar la bienvenida al el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) afirmó que el boliviano gozará de libertad en el país. «Quiero muy brevemente darle la más cordial bienvenida a Evo Morales y a su comitiva y acompañantes a México.»

«Es para nosotros el día de hoy un día de alegría porque el asilo que se le ha ofrecido a Evo Morales ha sido efectivo, y ya está en tierras mexicanas donde gozará de libertad, seguridad, integridad, protección a su vida, que son las causas que nos animan», refirió el canciller.

Morales agradeció al gobierno de México, dijo, «por salvarle la vida» pues a integrantes de las Fuerzas Armadas de Bolivia se les ofreció dinero por su persona.

«El 9 de noviembre, sábado, cuando llegaba a la zona del trópico de Cochabamba, un miembro del equipo de seguridad del Ejército me informó y me hizo leer mensajes, me comentó llamadas y pidió que le entregara a cambio de 50 mil dolares un dia antes de nuestra renuncia (…) por eso digo y estamos muy agradecidos, hermano canciller, muchas gracias por salvarnos la vida», afirmó.

Evo Morales, que llegó acompañado de quien fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera, y de la exministra de Salud, Gabriela Montaño, aseguró que su mayor pecado es ser indígena y antiimperialista.

«El mayor pecado de Evo es ser indígena; si de algo he pecado yo y el vicepresidente es que hemos implementado programas sociales para los más humildes, buscando la igualdad y la justicia. Yo estoy convencido que sólo va a haber paz cuando se garantice la justicia social. Mi peor delito o pecado es que ideológicamente somos antiimperialistas, que lo sepa el mundo entero», acotó.

Aclaró que «no por este golpe voy a cambiar ideológicamente, no por este golpe voy a cambiar de haber trabajado con los sectores más humildes; saben muy bien que reducimos bastante la pobreza».

Desde el hangar, hizo un llamado a los bolivianos a evitar más enfrentamientos y una vez que concluyó su discurso, fue trasladado a un lugar que no fue revelado por cuestiones de seguridad. Será la Secretaría de Relaciones Exteriores quien dé apoyo a Morales en los siguientes días en México.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).