“NO TENEMOS PROBLEMAS CON EL CANDIDATO BIDEN”

La decisión del presidente de México de retrasar la felicitación a su principal socio comercial crea polémica en el país. El mandatario se une a Turquía, China Rusia y Brasil entre los países que aún no reconocen la victoria Biden

La política exterior mexicana, enfocada principalmente hacia Estados Unidos, vivió este fin de semana uno de sus capítulos más controvertidos al no sumarse al coro felicitaciones que recibió Joe Biden tras su virtual victoria electoral. Una postura que Andrés Manuel López Obrador volvió a repetir este lunes durante la conferencia mañanera. “Vamos a esperar a que las autoridades decidan sobre el ganador. No podemos actuar de forma imprudente. No solo es un tema de forma sino de fondo, de principios”, insistió el presidente argumentando que la política exterior mexicana “debe guiarse por la no intervención y autodeterminación de los pueblos”. “No queremos tampoco que en nuestros asuntos haya injerencia”, ha dicho este lunes.

“Tenemos muy buena relación con Trump, que ha sido de respeto y no tenemos problemas con el candidato demócrata Biden. Esperemos que las autoridades resuelvan. No vamos a actuar con imprudencia porque no somos jueces”, añadió.

La explicación de López Obrador es que no quiere que le suceda lo mismo que le pasó a él tras las elecciones de 2006 cuando perdió por 250.000 votos frente a Felipe Calderón y que dio pie a una larga crisis institucional. “Cuando nos robaron una de las veces la Presidencia, todavía no se terminaban de contar los votos y algunos gobiernos extranjeros estaban reconociendo a los que se declararon ganadores. Todavía no había un cómputo legal y el Presidente de España, Zapatero, ya estaba felicitando a Calderón, una imprudencia”, dijo López Obrador para explicar su recelo a reconocer la victoria de Biden.

Aquel julio de 2006, José Luis Rodríguez Zapatero felicitó por teléfono a Calderón el día 7, cinco días después de las elecciones, varias horas después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) terminara de recontar las actas y confirmara su victoria. La realidad, sin embargo, es que el propio López Obrador ha aceptado los resultados de aquella elección 14 años después y, a día de hoy la web oficial del Gobierno mexicano habla del mandatario como “presidente legítimo de México” entre noviembre de 2006 y 2012 cuando volvió a contender a unas elecciones.

Al margen de la cautela, la relación con Estados Unidos, a donde van el 90% de las exportaciones mexicanas, coloca al país junto a China, Rusia o Turquía. López Obrador se ha distanciado de su otro gran vecino y socio, Canadá, que felicitó a Biden el sábado como lo hicieron Boris Johnson, Angela Merkel, Emmanuel Macron, Giuseppe Conte, Pedro Sánchez o la Unión Europea. Incluso países con malas o tensas relaciones con Washington, como Irán, Cuba o Venezuela, se han referido a la victoria del candidato demócrata.

La rama más práctica del Gobierno mexicano, la que encarna su canciller Marcelo Ebrard, matizó la postura del mandatario: “Si se confirma (la victoria de Biden) habría varias áreas de oportunidad importantes (…) en materia económica”. Ebrard restó importancia a las críticas y dijo que “se van a quedar con las ganas” los que quieren un “pleito” con Biden.

La “prudente” postura de López Obrador es el epílogo a su extraña relación con Trump quien, desde antes de su llegada al poder, hizo de sus ataques e insultos racistas a los mexicanos la base de su campaña. Sin embargo, la relación entre México y su vecino del norte es algo más que de dependencia, es vital, de ahí que sea considerado un asunto de política nacional. Casi el 90% de las exportaciones mexicanas van dirigidas al norte y, para Estados Unidos, México también es su socio comercial más importante, pues supone el 15% de las compras que hace el país, un porcentaje superior al de China o Canadá

La postura de López Obrador ha sido hábilmente aireada en Estados Unidos por los aliados de Trump para abonar la teoría del fraude creando de esta forma inéditos compañeros de viaje. Michael Jonhs, uno de los fundadores y líderes del movimiento de extrema derecha Tea Party, felicitó a López Obrador por hacer “lo que todos deberían estar haciendo” que es esperar a que “se investiguen y resuelvan las acusaciones de fraude e irregularidades sustantivas y creíbles”. La periodista Laura Ingraham, una de las presentadoras estrella de Fox News, también reprodujo el mensaje de López Obrador en su cuenta con cuatro millones de seguidores. A ella se unión Jhon Solomon, otro de los propagandistas de Trump. Sin embargo, también hubo reproches del bando demócrata, a destacar el de la congresista de origen mexicano Verónica Escobar, representante de El Paso quien acusó A López Obrador de ser cómplice de Trump en la violación de los derechos de los solicitantes de asilo.

En México, Luis Carlos Ugalde, antiguo presidente del Instituto Nacional Electoral, criticó que López Obrador demuestra “falta de conocimiento” y califico el silencio de un “error estratégico”. Lo que pretende ser un acto de amabilidad para Trump termina exhibiendo resentimiento, dijo Ugalde, quien aclaró que en Estados Unidos “no hay una autoridad electoral que declare ganador y si López Obrador quiere que haya una declaración oficial, tendrá que esperar hasta el 14 de diciembre cuando se reúna el Colegio Electoral”, escribió en Twitter. El historiador Enrique Krauze, fuertemente enfrentado al actual Gobierno, se unió a las críticas y dijo que no felicitar a Biden “no es un error, es una aberración”.

S

Dejar un comentario

Tu email no se mostrará.