SUSPENDE CONGRESO CHILENO ACTIVIDADES POR PROTESTAS

La Cámara de Diputados y el Senado de Chile suspendieron hoy sus actividades ante las protestas que se realizan en sus alrededores, en tanto las autoridades chilenas ordenaron un nuevo toque de queda para la Región Metropolitana.

El presidente de la Cámara de Diputados de Chile, Iván Flores, ordenó este viernes suspender las actividades del órgano legislativo y la salida del personal que no sea esencial para el funcionamiento del edificio ante las protestas que se registran en el perímetro del edificio y que se concentran en el acceso de Avenida Argentina, en la ciudad de Valparaíso.

Ante la medida, se suspendieron los trabajos de la comisión de Trabajo que analizaría esta tarde el proyecto de pensiones.

Mientras que el Senado decidió no sesionar este día, luego de los violentos enfrentamientos que dejaron dos carabineros heridos.

Un grupo de 25 personas logró traspasar una de las rejas del Parlamento, ubicado en la ciudad de Valparaíso, e ingresar a los jardines, donde fueron repelidos por elementos de carabineros, indicó el portal Emol.

Flores indicó que las sesiones se retomarán el próximo lunes en Valparaíso, y de ser necesario durante el fin de semana en la antigua sede del Congreso en Santiago, aunque las protestas que iniciaron la semana pasada han comenzado a bajar de intensidad.

Por su parte, el jefe de la Defensa Nacional de la Región Metropolitana ha decretado toque de queda desde las 23:00 horas del viernes hasta las 04:00 horas de mañana sábado.

Por otra parte, la Corte Marcial revisará un recurso de amparo a favor del soldado David Veloso Codocedo, de 21 años, quien se negó a embarcarse desde Antofagasta a Santiago, botando su fusil y asegurando que no cumpliría con el servicio dispuesto, reportó el diario local La Tercera.

La Cámara de Comercio de Santiago afirmó, por su parte, que los saqueos y destrucción de tiendas durante los disturbios han causado pérdidas por 900 millones de dólares.

A esa cifra se sumarían 500 millones de dólares por la disminución de ventas, ante el cierre forzado de locales y el robo o destrucción de inventarios.

Chile enfrenta una crisis social desde la semana pasada luego que el gobierno del presidente Sebastián Piñera anunció un aumento en la tarifa del pasaje del Metro de 800 a 830 pesos chilenos (de 1.13 a 1.17 dólares), una medida que provocó una ola de protestas.

Las protestas obligaron al mandatario a cancelar el aumento en el costo del pasaje en el Metro, así como a presentar una agenda social que incluye varias medidas económicas. A pesar de ello, las manifestaciones prosiguen.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).