MARLENE BUSCA A SU HERMANO DESAPARECIDO

La última ubicación del celular de Christian Ismael Escobar García es la única pista que su familia tiene de él, salió del barrio de Santa María, en Ocoyoacac, pero no llegó a su destino ni tampoco regresó a su casa, desde el pasado lunes su familia inició una campaña de búsqueda.

En las horas posteriores, preguntaron con amigos y compañeros de trabajo, después fueron a hospitales e instalaciones policíacas, pero sin tener éxito, tampoco han recibido alguna llamada para solicitar un rescate, no pierden la esperanza que se trate de una amarga experiencia.

En el cuarto día de búsqueda, Marlene muestra la fotografía de su hermano que lleva como si fuera un amuleto, la brigada se dirigió al río Lerma, uno de los más contaminados del país, buscar en ese lugar se hace más complicado aún, llegan al kilómetro 50 de la Toluca-Naucalpan.

Ahí, apoyados de binomios caninos recorren las orillas del afluente, lanzan anzuelos al agua para tratar de ubicar el vehículo Nissan Sonic color rojo en el que viajaba el hombre de 31 años de edad, padre de un pequeño, mientras una grúa aguarda para intervenir en caso de ser necesario.

“No tenemos contacto desde el pasado 12 de agosto, empezamos a reportarlo, nosotros tenemos sospechas que pueda estar por esta zona por el GPS de su teléfono, ya hicimos las denuncias ante la Fiscalía, las llamadas no entran, desde 10 de la noche del lunes”, dice su hermana.

Personal de Investigación de la institución de justicia estatal los acompañan unos minutos y después se retirar aseguran tienen que realizar algunas diligencias, entre ellas, entrevistar a algunas personas vinculadas al expediente que se abrió para obtener pistas que ayuden a dar con su paradero.

Christian “polilla” es ingeniero en computación

Como una persona amorosa y un padre de familia que ama a su hijo, quien es su adoración, divertido y muy amiguero, describe Marlene a “Polilla”, el segundo de tres hermanos que desde la infancia, dice, han sido unidos, “es un joven cotidiano como todos nosotros”, agrega.

El mediano de los Escobar García es un apasionado de su carrera, estudio Ingeniería en Computación, trabaja en la Ciudad de México y desde el martes que no acudió a laborar los directivos han estado atentos a su caso, llamaron a su casa para saber lo que había ocurrido con él.

Además, el hombre colabora en la fundación Animal Recica, Recate de Circo y Cautiverio, la gente que lo conoce descarta que pudiera estar involucrado en cosas delictivas, al paso de las horas crece su incertidumbre, “no es una persona que deje de comunicarse menos por días”.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México ya tiene en sus manos este caso que viene a engrosar las estadísticas de desaparecidos en la entidad, aunque hasta el momento no se ha dado a conocer mayores detalles de la investigaciones de una línea sólida que exista.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).