TRANSPARENCIA Y CERO CORRUPCIÓN, PROMESAS DE CANDIDATA A LA SCJN

La magistrada Celia Maya García, única penalista de carrera judicial incluida en la terna propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador para cubrir la vacante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que dejó por retiro la ministra Margarita Luna Ramos, pone en la mesa sus mejores cartas para ser designada por el Senado a ese cargo.

“Tengo 40 años de juzgadora en un tribunal local -Querétaro-, no cualquiera llega a la Corte con estos años de experiencia; soy cercana a la gente, estoy habituada a abrir la puerta a todo el que necesita, aunque tengas mucho trabajo tienes que atender a la gente y escucharla, porque sólo de esa manera se hace justicia”.

Además, “soy una mujer congruente en todo lo que digo y hago, no se me tacha; soy una persona honesta, transparente, en el máximo tribunal del país pugnaremos para que no lo sigan criticando y la gente se sienta cercana, el mejor camino es la transparencia, la Corte debe transparentar lo que hace”, señaló en entrevista con Notimex.

Adicional a lo que considera le abrirá la puerta rumbo a la SCJN, dice que de llegar al Alto Tribunal defenderá su independencia, porque siempre la ha defendido, nunca ha permitido la injerencia del Poder Ejecutivo, eso es el deber de todo el que está en ese cargo, porque es la única manera de que haya equilibrios, hay que trabajar en coordinación.

Maya García, de 68 años de edad, sostuvo que pese a que fue abanderada de Morena a un cargo de elección popular en su estado, sus proyectos de sentencia no tendrán el color de ningún partido político y serán apegados a derecho, pues “somos jueces de derecho, lo que queremos que se haga justicia y aplicar la ley con equidad”.

“La política no está reñida con la justicia ni con nada”, cuando hay algo que no está bien “es preocuparte por tu ciudad, por tu estado, de tu entorno, y tienes que resolverlo», comentó.

Licenciada por la Universidad Autónoma de Querétaro, maestra en Derecho Procesal y docente por más de 30 años de esa casa de estudios, Maya García señaló que en temas en los que ya la SCJN ha establecido criterios, como el uso de la marihuana, los matrimonios del mismo sexo y la libertad de expresión, “soy una persona progresista y en los asuntos hay que ver lo que tenemos, nuestra realidad nos muestra que hay una demanda de gente que quiere regular esas situaciones”.

Al ser sólo dos las mujeres en el pleno del alto tribunal, la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Querétaro aseguró que impulsará no sólo que los proyectos de sentencia se realicen con perspectiva de género, en los que ya existe un protocolo, sino que sean más agiles y en el tiempo en la Corte haya cuando menos cinco mujeres y seis hombres.

Todo lo que tenga que ver con corrupción, aseguró, quedará fuera del máximo tribunal del país, porque las instituciones públicas deben ser ejemplo y “ahí se debe observar la ley, la transparencia debe ser lo que reine en la Corte; si hasta ahora ha estado alejada de la sociedad habrá que empezar con el paso de la transparencia, la rendición de cuentas y regular el nepotismo”.

En lo que tiene que ver con la Ley de Remuneraciones, los ministros deben ponderar el monto del salario que “les va a dar la medianía republicana, ni más ni menos”, opinó la magistrada, quien es la mayor de una familia de escasos recursos, por lo que le tocó cuidar a sus hermanos.

La magistrada, quien también es profesora del Instituto de Especialización Judicial del Tribunal Superior de Justicia de la materia de Derecho Procesal Civil, y desde 1987 productora del programa Charla con Celia Maya, externó su optimismo y confió en que este lunes, cuando comparezcan las tres candidatas ante la Comisión de Justicia, los senadores considerarán su experiencia y voltearán a mirar al interior de la República.

Hasta ahora, comentó, a pesar de que algunos ministros tienen su origen en los estados, ninguno ha hecho su carrera en sus entidades, pues llegan a la Ciudad de México a estudiar y desarrollan sus actividades en esa entidad.

La transparencia de la SCJN; hacer sentencias menos pesadas, largas y entendibles para la población, para que la población no vea tan lejana a la Corte; la austeridad y cero corrupción, son algunas de las propuestas que presentará el lunes a los integrantes de esa comisión, con lo que espera convencerlos y obtener el cargo de ministra.

Larga ha sido la carrera judicial de la magistrada. Su primer trabajo fue en la procuraduría del estado, luego fue agente del Ministerio Público, litigó por un tiempo, posteriormente la invitaron a ser juez, para después ser magistrada, posición en la que lleva 34 años.

“Ahora con toda esa experiencia que me ha dado la vida, aspiro a estar en el máximo tribunal, para concretar el proyecto de justicia, porque solo habiendo justicia podremos tener paz social”, puntualizó.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).